Posiciones para hacer una cubana
Nadie ha dicho que esta práctica sexual sea fácil pero, tampoco es imposible. Frotar o pajear el pene de un chico entre los pechos puede ser mucho más fácil si se encuentra la postura adecuada. También, recuerda que se pueden utilizar todos los accesorios que tengáis cerca para sentirse más a gusto, como por ejemplo una almohada.

Si la cama es baja, la mujer puede sentarse, en lugar de arrodillarse, como alternativa. Una de las primeras posturas que se pueden probar es la del hombre sentado o tumbado y la mujer arrodillada. El hombre se acuesta con la mitad superior de su torso en la cama (o sentado en un sofá) y coloca sus nalgas en el borde, las rodillas deben estar dobladas en un ángulo de aproximadamente noventa grados y los pies plantados sobre el suelo. La mujer se arrodilla, se sienta, o se pone de cuclillas entre sus piernas y rodea el pene con sus senos.

En ese momento es en el que debe empezar con los suaves movimientos. Si su cuello es lo suficientemente flexible, puede doblar la cabeza para que su boca satisfaga la cabeza del pene. Otra postura es la de la mujer acostada. Ella se acuesta en una cama o un sofá. Para mayor maniobrabilidad, se pueden utilizar almohadas para apoyarse. El hombre se arrodilla sobre la cama y se coloca entre los pechos.

Mientras sostiene sus pechos juntos, él es libre de empujar su pene entre ellos, y tiene la opción de apoyar las manos sobre sus hombros o de aferrarse a algo cercano para obtener más apoyo. Si el chico encuentra una buena postura, puede inclinarse hacia atrás y acariciar la vagina de la chica.