La teoría de la retención del esperma
Hombres y mujeres experimentan cambios fisiológicos similares durante el orgasmo, el clímax de las relaciones sexuales. Normalmente dura menos de un minuto. En ambos sexos, hay menos control de los músculos, y se sufren diferentes espasmos. Luego, por supuesto, está la larga lista de “productos” químicos relacionados con el placer, como la oxitocina, la norepinefrina y la serotonina, que saturan el cerebro con una inundación de alegría indescriptible.

En las mujeres, los músculos de la vagina y el útero pasan por una serie de contracciones. Estas contracciones de la vagina y el útero son la base para una de las muchas explicaciones evolutiva del orgasmo femenino, la teoría de la retención del esperma. Algunos investigadores tienen la hipótesis de que cuando se realizan las contracciones de la vagina y el útero, la mujer es capaz de retener más esperma. Esta “aspiración” puede reducir la cantidad de semen que gotea fuera del cuerpo de la mujer después del sexo, es decir, más esperma tendría una oportunidad de llegar a su destino final.

La retención de esperma es todavía una teoría bastante “inacabada “y como no podía ser menos tiene un montón de seguidores y otros tantos detractores. Pero todo lo que rodea a esta teoría se relaciona con la continuidad de la especie humana. De todas formas hay que recordar que no todas las mujeres tienen orgasmos durante las relaciones sexuales.

Algunos expertos aseguran que la hormona oxitocina hace que el orgasmo sea el que “succione”. Una de las sustancias químicas liberadas durante el orgasmo es la oxitocina, que también está asociada con la lactancia, entre otras cosas. Un estudio demostró que cuando se le inyecta directamente la oxitócica, este es capaz de absorber líquidos.