Juguetes sexuales hechos en casa
En teoría, los juguetes sexuales hechos en casa son mucho mejores que los que se pueden comprar en cualquier tienda. ¿Por qué? Te preguntarás. La respuesta es doble: primero porque te ahorras un dinero y segundo porque tendrás una mayor variedad de objetos con los que jugar y que te pueden proporcionar más sensaciones que los objetos pensados para las masas.

Por si no lo habías pensado, existen un montón de alimentos que te podrán ayudar a conseguir sensaciones verdaderamente placenteras en la cama. Convierte tu verdura favorita en ese juguete sexual que te haga chillar de gusto. Los pepinos son ideales para este menester, ya que pueden pelarse fácilmente y tiene el tamaño perfecto. Algunos expertos en su utilización, recomiendan una breve cocción para ablandarlos.

Otro producto que puedes utilizar es el plátano (ponlo dentro de un condón). Cuidado con la fuerza que utilizas en las penetraciones. Si eres un chico, puedes intentar darte placer tú mismo con unos objetos muy habituales en la mayoría de las casas: los cojines. También, puedes introducir tu pene entre los asientos de tu sofá. Ten cuidado en el lugar que seleccionar para meterla, ya que pueden encontrar algunos bordes afilador o puntas que te pueden producir más de un problema.

Si estás utilizando tubos de cartón o de otro material, asegúrate de que tienes el espacio suficiente para “agrandar”. Si estás con tu pareja, no hace falta que compres complicados juegos de correas para atarla en la cama. Un simple cinturón o un pañuelo te servirán para inmovilizarla. Otro objeto que puedes utilizar son los masajeadores de cuello y espalda… ni te imaginas lo que te puedes masajear.