La clamidia
La clamidia es una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes. Es una infección bacteriana que se encuentra en el semen y en los fluidos vaginales. Hasta uno de cada diez jóvenes sexualmente activos tiene clamidia. Esta enfermedad se transmite de persona a persona durante el intercambio de fluidos vaginales, orales (sexo oral) o anales sin protección. También se contagia por compartir juguetes sexuales.

La clamidia también puede transmitirse de una mujer embarazada a su bebé. No te preocupes, no puedes contagiarte con esta enfermedad mediante: besos, abrazos, compartir el baño o por ejemplo ir a la piscina. Esta enfermedad también es conocida por la “infección silenciosa“, ya que la mayoría de los hombres y las mujeres que la padecen no tienen signos o síntomas obvios. También puede ocurrir que los síntomas sean tan leves que no se puedan detectar.

La clamidia
Los síntomas pueden aparecer de una a tres semanas después de haber entrado en contacto con la enfermedad, o incluso muchos meses más tarde. También puede suceder que no sea detectada hasta que se haya propagado por otras partes del cuerpo como la garganta (poco frecuente) o los ojos. Las mujeres pueden notar los siguientes síntomas: flujo vaginal inusual, sangrado entre los períodos, sangrados durante o después del sexo, dolor al orinar y dolor abdominal. Los síntomas en los hombres pueden ser: punta del pene blanca o acuosa, dolor al orinar o dolor en los testículos.

Si crees que puedes tener clamidia, es importante que te hagas rápidamente las pruebas. La prueba es simple y no duele. Es fácil de tratar con antibióticos, ya sea con una sola dosis o con un tratamiento más largo que puede durar un máximo de 2 semanas.