Diferencias entre el orgasmo femenino y el masculino
¿Cuál es la diferencia entre un orgasmo masculino y femenino? Esa es una pregunta que muchas personas se hacen y que a veces, no saben contestar. La diferencia más obvia es que en los orgasmos masculinos suelen ir acompañados de la eyaculación del semen. La eyaculación implica la secreción de semen en la uretra (canal urinario) y una contracción rítmica de los músculos pélvicos que expulsan el semen fuera de la uretra.

En los hombres, a veces los orgasmos pueden producirse sin eyaculación. Cuando los hombres tienen orgasmos sin eyacular, los músculos pélvicos se contraen y se nota que se ha tenido un orgasmo pero, el esperma no puede ser secretada en la uretra. Con menos frecuencia, el semen es empujado hacia atrás en la vejiga durante el orgasmo y se presenta como líquido lechoso que sale al orinar después de tener sexo.

Esto se llama eyaculación retrógrada y sucede en ocasiones cuando los hombres tratan de prevenir la eyaculación durante el orgasmo. Esta condición no suele ser un signo de un trastorno. Sin embargo, la eyaculación retrógrada ocurre más frecuentemente en personas con diabetes o después de algún tipo de cirugía. Durante el orgasmo de una mujer, las contracciones rítmicas se llevan a cabo dentro de los músculos pélvicos, así como en las paredes de la vagina.

En la mayoría de las mujeres, no hay líquido eyaculatorio durante el orgasmo. Otra diferencia entre el orgasmo masculino y el femenino es que las mujeres no experimentan un período refractario y pueden tener múltiples orgasmos con la estimulación continua o adicional.