La posición del trapecio
En el sexo muchos caminos llevan al paraíso, pero algunos te llevan con más rapidez y te dejan allí un ratito disfrutando tranquilamente. Cuando somos más jóvenes pensamos en descubrir una por una todas las posiciones sexuales que nos vienen a la mente. Poco a poco nos vamos dando cuenta de que unas nos funcionarán mejor que otras.

Existen algunas posturas que bien utilizadas, como la posición trapecio, son garantía absoluta de obtener rápidamente el clímax. Para lograr la posición trapecio, ella debe tumbarse sobre la cama con las piernas ligeramente separadas, y él arrodillado frente a ella coloca las corvas de ella sobre sus brazos doblados y los alza para que la parte baja de la espalda de ella y su trasero se eleven de 20 a 30 ° del nivel de la cama.
Seguir leyendo

La pausa zen es una postura del Kamasutra que tiene la maravillosa virtud de proporcionar un placer más prolongado durante la penetración y de lograr un orgasmo de mayor fuerza. Practicarla es sencillo, pero ha de realizarse en el momento adecuado, algo que también te será fácil de identificar.

Enloquecer de placer gracias al sexo tántrico requiere de una conexión física y espiritual que, lógicamente, no sólo pide voluntad por parte de los amantes, sino también una serie de posturas o prácticas que faciliten ese acercamiento casi sideral. En este caso, pues la postura es parte de este arte, el objetivo o resultado no es otro que una explosión de placer a consecuencia de una relajación que va haciendo crecer la excitación sin cesar.
Seguir leyendo

Sexo entre los pechos
Mantener sexo con los pechos de la pareja es comúnmente conocido como “Cubana”. El chico debe colocar su pene entre los senos de la mujer. Ambos pechos se deben apretar para que creen resistencia contra el pene para que se produzca una sensación física muy similar a la de las relaciones sexuales con penetración. Esta actividad también puede ser la transición perfecta antes de comenzar con el sexo oral.

En cierta medida, las prácticas y creencias culturales determinan un alto grado de los senos como objetos sexuales. Estos, pueden convertirse rápidamente en un fetiche. Los senos juegan un papel muy importante en el comportamiento sexual humano. Muchas mujeres (y bastantes hombres) se centran en las ellas para la estimulación durante la excitación sexual. La estimulación se puede hacer de diferentes formas y dependiendo de los gustos de cada mujer: frotando todo el montículo, chupando el pezón, pellizcando, etc.

El pene se puede utilizar como un instrumento para acariciarlos. La situación puede resultar muy excitante tanto para el hombre como para la mujer. Los pechos y el pene se estimulan al ser frotados juntos y con la ayuda de las manos de uno de los participantes. El pene tiene que ser lo suficientemente largo y los pechos lo suficientemente grandes para que todo salga a la perfección.

Cuando ambas condiciones se cumplen las posiciones sugeridas serán más fáciles de realizar y las limitaciones físicas no os podrán frenar. Si la mujer es lo suficientemente flexible puede acceder vía oral a la punta del pene cada vez que el compañero empuje su pene entre sus pechos.

Variaciones de la postura del misionero
Tal vez la mejor posición sexual conocida en el mundo occidental sea la del misionero aunque lleva bastante tiempo siendo cuestionada por ser conservadora y no demasiado buena para la mujer. En esta posición, el hombre está acostado en la parte superior mirando de frente a su pareja. Este nivel cercanía entre los dos refuerza la posibilidad de besar y acariciar durante el coito. Eso sí, la posición de la mujer es el único inconveniente.

La mujer ve restringidos sus movimientos pélvicos. Esta libertad limitada es desagradable para muchas mujeres. Sin embargo, la posición del misionero permite una penetración muy profunda. Para muchos, esta posición puede hacer que el hombre domine a la mujer y al mismo tiempo, la mujer pueda obtener placer siendo tomada. Lo mejor es que existen diferentes variaciones de esta conocida postura.
Seguir leyendo


La excitación es algo muy subjetivo, pero no cabe duda de que hay posturas sexuales que tienen muchas papeletas para hacernos sentir de forma especial. Entre ellas, las cinco siguientes ponen a mil y son sencillas de practicar: el furor salvaje, el sometido, la doma, el tornillo y la ducha erótica.

Furor salvaje o el perrito es una postura del Kamasutra muy excitante para ambos sexos, si bien se disfruta de forma distinta, pues se trata de una posición de dominación masculina que hace sentir poderoso al hombre y también tiene elementos para volver loca a la mujer.
Seguir leyendo

Postura para tener orgasmos manipulando el punto G
A todo el mundo le preocupa encontrar esa postura que haga perder la cabeza a su pareja durante el sexo. Existe una postura que permitirá a la mujer disfrutar de algunos orgasmos estremecedores. La postura no es nada complicada y la relajación de la mujer juega un papel muy importante. El hombre y la mujer están desnudos y relajados. Por razones que se explicarán más adelante, la mujer debe hacer pis con anterioridad.

Ella, debe tumbarse cómodamente boca abajo sobre la cama con los muslos entreabiertos. Con sus dedos, el hombre debe masajear suavemente la vagina. Muy pronto, el lubricante natural le permite deslizar fácilmente su pulgar en el interior de la vagina. Deberá “viajar” con su dedo por la vagina hasta que encuentre el tesoro que todas las mujeres esconden por esa zona: el punto G. Se debe frotar suavemente y con movimientos diferentes.

El tratamiento del punto G es similar al del clítoris en esta fase inicial. En otras palabras, se debe manejar con moderación y lánguidamente. Tan pronto como el hombre sienta que el pequeño se inflama debe tratarlo con un poco más de fuerza. Cuando la mujer esté llegando al clímax, puede que tenga la sensación de orinar.

Puede hacer caso omiso a esta advertencia porque ya lo había hecho con anterioridad. En un par de minutos llegará el orgasmo. Después de este orgasmo, y dependiendo del nivel general de salud y estado físico de la mujer, el hombre puede reanudar la manipulación del punto G. A continuación, debe comenzar de nuevo con el primer masaje para llegar otra vez hasta el punto G.

Practicar el 69 de lado
¿Quién no ha escuchado alguna vez alguna referencia erótica en torno al conocido número 69? Como ya sabes, este sexual número implica sexo oral entre dos amantes. Lo que muchos no saben es que esta postura se puede practicar de diferentes maneras. No es obligatorio que siempre se sitúe la mujer arriba, de lado, también es verdaderamente placentera.

Sí que es verdad que estadísticamente la mayoría de los “seguidores” de esta postura prefieren que la chica se ponga arriba ¿por qué? Podríamos decir que esta elección se realiza pensando en el tamaño de las chicas, que suelen ser más pequeñas que los hombres y el peso, por lo tanto, es menor. Imagínate a un chico de dos metros y 100 kilos sobre una chica de un metro y medio y 55 kilos. La verdad es que como el chico se ponga encima y se deje caer sobre ella, la experiencia no debe ser demasiado agradable ¿no crees?
Seguir leyendo

Posturas sexuales mantenerte en forma
Tener relaciones sexuales es un buen modo de ponerse en forma, perfecto para conseguir tono muscular, perder unos cuantos michelines o también para mantenerse en el peso ideal, siempre y cuando nuestra dieta razonable, lógicamente. Por lo tanto, ser comedidos en la mesa y unos tigres en la cama nos ayudará a ejercitarnos sin pasar por el gimnasio.

¿Pero, hay alguna postura sexual mejor que otra? En esto de practicar ejercicio y sexo al tiempo, las cifras de quema de calorías son interesantes incluso si hablamos de una media general, que se sitúa en 500 calorías durante una relación sexual de alrededor de 20 minutos, algo que no está nada mal.
Seguir leyendo